Capitulo 5: El poder de las relaciones

Capitulo 5: El poder de las relaciones

¿Cómo puedo aprender a escuchar?

 

Si tú no has vivido con una persona que una vez que habla no para de hablar, déjame decirte que has tenido suficiente tiempo para ser feliz. En serio, por favor, ve y se feliz. Tienes muchas oportunidades en el día para gozar.

El significado de conversar lo he aprendido poco a poco en mi vida. Creo que conversar es como bailar. Tienes que aprender a agarrar el ritmo y aprenderte algunas cuantas reglas o pasos. Te puede costar al inicio, pero debes seguir tratando hasta que lo logres. Entre mejor prácticas, mejor te vuelves.

Ojo, no es sólo tratar. La clave es practicar bien. Si tú hablas, tu acompañante escucha. Cuando él o ella hable, tú eres quien debe escuchar. Debes estar atento a los giros y cambios de ritmos.

A veces te toca guiar a ti, otras veces debes dejarte guiar. Lo importante es que no vayas en contra de la música, es decir del tono de la conversación, ni que cambies bruscamente el tema, o como dice el dicho popular ‘pasar de coles a frijoles’.

Escuchar tiene muchos beneficios, entre ellos: a) cuando escuchamos mostramos respeto y nuestra educación, b) cuando escuchamos podemos edificar relaciones personales, c) cuando escuchamos podemos aprender muchos conocimientos, d) cuando escuchamos obtenemos ideas y nuestra creatividad puede aumentar, e) cuando escuchamos construimos lealtad, f) cuando escuchamos podemos ayudar a los demás y a nosotros mismos, g) escuchar nos ayuda a analizar.

Para ser un buen oyente, lo primero que tú debes saber es que debes querer oír. Así es, si tienes que morderte la lengua para aprender a callar y dejar hablar a otra persona hazlo, porque si no dejas que la otra persona hable no puedes escuchar y no podrás nunca comprender.

A continuación, te presento nueve sugerencias que John Maxwell nos regala para ayudarnos a ser mejores oyentes.

1-Mire al que habla.
2- No interrumpas.
3- Decide y trata de entender cada frase.
4- Analiza y determina la necesidad del momento.
5- Controla tus emociones.
6- Suspende temporalmente emitir juicios.
7- Haz un resumen a intervalos regulares.
8- Haz preguntas para tener más claridad.
9-Siempre haz del escuchar tu prioridad.

 

Escrito por: Alfonso Barquero
Mentor en Liderazgo, Oratoria y Ventas
+505 8688 1434

Share this post

Comments (5.226)